UA-181011613-1
 
  • Camilo Cappellano

PROTECCIÓN Y SEGURIDAD LABORAL EN ENTORNOS NAVALES

Los puertos marítimos y astilleros siempre han constituido un elemento clave en el sector naval, y han representado importantes avances en el crecimiento económico y comercial de las sociedades modernas. Sin embargo, la construcción y reparación naval tiene una implantación considerable desde el punto de vista industrial con la consiguiente generación de riesgos laborales que es necesario eliminar o controlar para evitar daños sobre los trabajadores.





En este sentido, la tecnología que se aplica a la seguridad en las instalaciones portuarias se encuentra en constante cambio y con el foco puesto en conseguir una apropiada eficacia y optimización de los recursos utilizados.

Los riesgos más habituales a los que se encuentran expuestas las personas que desarrollan su actividad laboral en un recinto portuario y en sus respectivas instalaciones suelen comúnmente ser:

  • Caídas a distinto nivel: son los accidentes más comunes. Se dan cuando una persona se cae en los diferentes niveles existentes en las infraestructuras del puerto como, por ejemplo, muelles, diques o pantalanes.

  • Caídas al mismo nivel: deslizamientos o tropiezos en superficies de trabajo y zonas de paso.

  • Caídas de objeto por desplome o derrumbamiento.

  • Golpes objetos inmóviles.

  • Contactos eléctricos.

  • Cortes por objetos.

  • Atropellos, golpes y choques contra vehículos.

  • Atrapamiento.

  • Uso de pintura para el casco y las cubiertas de embarcación: lo que genera que se deba tener en cuenta los riesgos derivados del uso y almacenamiento de productos químicos, tales como exposición a disolventes o incendios por almacenamientos inadecuados de sustancias inflamables.

· Riesgos higiénicos: como el ruido producido por la maquinaria y los riesgos físicos y químicos derivados del uso de soldadura TIG/MIG (radiaciones, inhalación de humos de soldadura).

Es cierto que, a medida que el desarrollo tecnológico y la modernización se ha ido desarrollando en los entornos navales, el número de accidentes asociado a esta actividad ha disminuido, aunque no por completo. Por ello, para la protección de instalaciones portuarias se recomienda la puesta en consideración de los siguientes elementos:

  • Identificación y evaluación de los bienes, trabajadores e infraestructuras que deben ser protegidos.

  • Identificación de las posibles amenazas para esos bienes, trabajadores e infraestructuras y la posibilidad de que se expongan, a fin de establecer medidas preventivas y dar prioridad al orden de las mismas.

  • Selección y clasificación, por orden de prioridad, de las medidas para compensar las amenazas.

  • Identificación de los puntos débiles de las infraestructuras, políticas y procedimientos.


Desde Omni-Safety, en el año 2022 cumplimos 50 años prestando apoyo, asistencia, asesoramiento y productos en materia de Seguridad Laboral a las empresas e industrias de distintos ámbitos que lo requieran. Nuestra experiencia en la materia nos permite ofrecer asesoramiento especializado a cada uno de nuestros clientes. Para obtener mayor información, no dude en contactarnos.

15 visualizaciones0 comentarios